Ir al contenido

A mi perro juguetón

Todas las mañanas se asoma a mi puerta,

se acerca a mi cama y su amor me da.

Sus besos me llenan de gran alegría;

rozando mi rostro me hace despertar.

Alegre me sigue para que lo abrace

le dé su comida y me siente a jugar.

El es mi sonrisa y me regala fuerzas.

El es lo que nunca logré imaginar.

Fielmente me espera que regrese a casa

para que lo mime y le preste atencion.

El cambia mi llanto, me obsequia emociones

y me da una dosis de su gran amor.

No quiero regalos, solo tres deseos

que puedan cumplirse, le pido a mi Dios.

Que en mi vida entera permanezca siempre

su amor, su ternura y su devocion.

Published inPoema

3 Comments

  1. Puffffffffff que perro feo 😛

  2. mama mama

    Eso sí es sentimiento poético. Nada más lindo que leer todos los poemas de la linda Rosa traída de un jardin cubano-boricua. Ahí sí hay sentimientos y ternuras enlazadas. Un beso linda, y que Dios siempre te guarde y te de todas las cosas lindas que tanto deseas.

  3. Nelly (Maldo) Nelly (Maldo)

    Bobby…dichoso perrito de tener una madre humana muy especial…cuantos te estarán envidiando…ja,ja,ja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *